La disciplina es uno de los valores que todo ser humano debe tener para esforzarse y conseguir sus metas.

La disciplina te permite ser una persona que toma sus prioridades y deja a un lado aquellas cosas que considera que no son necesarias.

Deportistas, profesionales y estudiantes aprovechan la disciplina para desarrollar sus potenciales en las tareas que día a día realizan, llevando un orden; cumpliéndolos además, en los tiempos estipulados, obteniendo sus propias gratificaciones en el desempeño y rendimiento al momento de alcanzar sus objetivos.

En ese sentido, para encontrar el trabajo que anhelas es necesario tener el compromiso no sólo el interés y la constancia de practicar la disciplina como hábito cada día para prepararte y buscar empleo permanentemente, permitiéndote controlar los impulsos que puedan distraerte de la meta que deseas lograr.

Sé determinante y cultiva esta gran virtud de tener disciplina para lograr tus metas a corto y a largo plazo.

En la vida pasamos por distintos empleos, en cada uno de ellos nuestro potencial sale y se activa, de tal manera que se desarrollan nuestras capacidades, como los músculos que se ejercitan para ganar fuerza y sostener mayor peso.

Igual sucede con los trabajos donde hemos aportado conocimiento y desarrollado nuevas destrezas que ni sabíamos que teníamos, o a lo mejor sí pero algunos de estos estaban dormidos.

Cada una de estas habilidades potencializadas muestran un brillo especial en la persona que lo lleva a elevar su alegría y estima. Aquellos a su alrededor que lo ven piensan que ese “cargo es fácil” mostrando que el “puesto” lo pueda ansiar tomar otra persona. Pero en realidad es más que eso, en realidad no es el cargo el que te hace brillar sino que eres tú, es tu misma esencia que es única, es tu ser el que está brillando y resplandeciendo en medio de las circunstancias que ejecutas.

Por lo que te aliento a no pensar que el cargo hace a la persona, o los logros, porque en verdad los logros los alcanzaste tú, los productos los realizaste tú y no el puesto, el talento viene de ti de lo que Dios te dio al nacer y tú tuviste la mayordomía de utilizarlos. Así que alégrate cuando pases de empleo en empleo, de victorias en victorias, porque cada desempeño realizado, cada entrega hacia los demás, deja huellas, frutos, éxitos y buenas habilidades que nadie podrá imitar, porque insisto cada uno de nosotros somos ¡únicos!.   

Tras varias noticias negativas que se escuchan por redes sociales, televisión, mensajerías instantáneas, acerca de sucesos inesperados en las calles, el trabajo, en noticieros nacionales o internacionales, se impregna la atmósfera de sensaciones como el temor, la angustia, el miedo, y la incertidumbre ante una “realidad” que ahora se vive, generando más estrés en el diario vivir.

Todos estos acontecimientos que demandan atención llegan al inconsciente, al punto de estar en  un estado de amenaza y alerta permanente.

Lo primero y necesario es reflexionar que no se puede vivir en zozobra, hay que hacer un alto a todo lo que la mente  y las emociones formó. Para esto practica y enfócate en los siguientes pasos que te daré cada vez que sientas o percibas en ti la angustia y el estrés.

  1. Apruébate y apréciate, piénsalo y dilo a ti mismo.
  2. Reevalúa la realidad.
  3. Deja de hacer varias cosas a la vez, enfócate en una sola, paso a paso.
  4. Sé paciente.
  5. Respira profundo sintiendo tu respiración.
  6. Sé flexible y fluye con la vida abundante que tienes a tu alrededor.
  7. Sé agradecido día a día, hay muchas cosas y motivos por los cuales estarlo.
  8. Repite varias veces “me libero del miedo, la vida se vuelve fácil y sencilla para mí”.
  9. Repite varias veces “confío en el proceso de la vida, estoy a salvo, todo está bien en mi mundo”.
  10. Los seres humanos fuimos diseñados para vivir ilusionados y no atemorizados.

He estado pensando hace algunas semanas atrás cómo se llamará el nuevo artículo para la sección blog de Tips, un artículo que les pueda a ayudar a crecer para estos tiempos que es uno de mis objetivos, y es sobre la empatía.

Una palabra que suena algo pequeña y que todo ser humano debería formar y aún más para estos tiempos, con el giro de la vida en la que nos encontramos, cambios, retiros, despidos, eventos no esperados; cuando pasas por situaciones que otros no pueden percibir.

¿Sabías que la empatía es una habilidad interpersonal? pues sí!, es ponerte en los “zapatos de otra persona”, superando un sesgo subjetivo del criterio que tengo de él o ella y que sólo lo puedes percibir por la experiencia que has vivido, por abrir tu pensamiento, ver su necesidad, reflexionando de manera rápida y ágil en las vivencias y conocimientos de ellos; es parte de la inteligencia emocional, tan valorada en gerentes  y colaboradores  en varias empresas del mundo, te permite analizar el por qué la otra persona se siente así, de tal manera que los que tienen empatía respetan las decisiones de los demás.

Si todavía la empatía no ha sido desarrollada en tu vida, como habilidad interpersonal, estás a tiempo, tienes la oportunidad de una acción de mejora, para eso estamos aquí, para crecer, desarrollarnos en todas nuestras áreas, y por qué no, en la hermosa empatía.

 

El hecho de estar sin el acceso a una educación superior no quiere decir que no puedas destacar en tu desarrollo profesional.

Lo que debes hacer es capacitarte de manera presencial o vía zoom, en aquellas materias y áreas técnicas que te servirán para destacar la carrera que estás siguiendo o te gustaría estudiar.

También busca seminarios, congresos por internet, para que te encuentres actualizado en las nuevas tendencias que el mercado laboral está demandando.

Por otro lado, si tu objetivo es apuntar hacia un trabajo de diseñar ropa por ejemplo, define qué tipo de ropa harás: masculina, femenina o infantil.

Proyéctate en lo que quieres lograr, visualiza cómo te ves exitosamente trabajando y ¡agradece de antemano! Porque tu mente atraerá y materializará ese anhelo que quieres alcanzar.

Crea tu perfil en las páginas por internet de buscadores de empleos para que registres tus datos y destrezas adquiridas, así como también envía currículos por correo electrónico, como las que te ofrecemos en nuestra página Hoja de Vida 2025.

 
 
 

¡Déjame primero felicitarte! porque cumpliste los criterios de selección de la vacante: requisitos del puesto, experiencia y conocimientos que solicitaron en el anuncio.

Previo a la entrevista, para ganar ventajas del resto de candidatos deberás reconocer cuáles son tus puntos fuertes, y también estar consciente de aquellas áreas de tu vida que deben ser mejoradas (puntos débiles), puesto que, al tener claras las fortalezas te ayudarán a tener un enfoque para apuntar a la meta que deseas lograr.

Repasa también tus aptitudes y experiencias laborales, para ser destacadas en la entrevista.

Es preferible que conozcas todo lo que puedas acerca de la empresa a la cual te estás dirigiendo, visión, misión, valores, historia. Además es conveniente que te sientas identificado con sus valores y misión.

 

Ahora estás listo para demostrar tu factor x en la entrevista.-

  • Sé puntual, llega 5 minutos antes, saluda formal y respetuosamente.
  • Demuestra entusiasmo, es decir que tu actitud sea positiva y motivada.
  • Cuando te pregunten sobre tus experiencias laborales habla sobre los resultados obtenidos en el desempeño de las funciones, no solamente sobre las responsabilidades.
  • A veces suelen preguntar ¿cómo te ves de aquí a 5 años?, entonces, para ello previamente reflexiona, y así cuando te pregunten, sepas con certeza qué decir.
  • Si tienes preguntas al final de la conversación hazlas, denotarán tu interés. Por ejemplo ¿cuál es la meta de esta posición?
  • Si no tuviste experiencia en algo que te mencionen, háblales sobre tu aptitud para aprender.

Una vez que hayas salido de la entrevista, reflexiona, evalúa cómo te sentiste y piensa en aquellos puntos a mejorar.